Interesante noticia que llega desde Estados Unidos con respecto a la regulación de los drones.

Tal y como os contamos en nuestro artículo sobre el futuro de la regulación de los drones, las matrículas han llegado a las aeronaves no tripuladas que superen los 250 gramos.

La medida de añadirle una matrícula a un dron puede parecer algo descabellada pero no es nueva. En 2015, la FAA impulsó una normativa que obligaba a registrar los drones y a incluir dicho número en el dron sin obligatoriedad de que este fuese visible, cosa que impedía identificarlos en pleno vuelo.

La finalidad de esta regla es agilizar la identificación de los drones por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Numerosas agencias americanas se encuentran muy preocupadas por «el riesgo que un artefacto explosivo oculto representa para los equipos de respuesta inmediata, que deben abrir un compartimento para encontrar el número de matrícula de la pequeña aeronave no tripulada».

En Europa la Comisión Europea afirmó que se encuentra preparando un nuevo pliego de normas de vuelo para los drones, y entre esas normas se encuentra la creación de un registro de drones a nivel europeo para facilitar su identificación cuando se encuentren en zonas de vuelo restringidas.