BBVA Asset Management (BBVA AM) ha puesto en marcha un plan de sostenibilidad que afecta de manera transversal a toda la gestora. Este plan tiene como objetivo incorporar los criterios de sostenibilidad al proceso de inversión de todos los vehículos gestionados y se apoya en cuatro pilares:

1. Compromiso: En la práctica, el compromiso se expresa de dos maneras; voto en las juntas de accionistas e implicación o ‘engagement’, que consiste en acometer acciones proactivas para influir e implicar a empresas y fondos objeto de inversión para que adopten prácticas de sostenibilidad.

El objetivo para este año es diseñar una política de voto propia, alineada con los valores de la gestora y con las mejores prácticas internacionales.

2. Exclusión: Las mejores prácticas y la regulación en algunas jurisdicciones marcan que es necesario establecer la exclusión de determinados tipos de entidades.

En la actualidad, BBVA AM aplica políticas de exclusión en función de unos criterios comunes a todo el Grupo BBVA.

3. Integración: El modelo de integración de los factores ESG en el proceso de inversión se centra en el desarrollo de un modelo de calificación o ‘rating’ interno para los activos en cartera. Para construir el ‘rating’, la gestora se apoya en fuentes de datos externas. Asimismo, el equipo de selección de Quality Funds, el selector de fondos del banco ha desarrollado una metodología propia para la asignación de un ‘rating’ ESG a todos los fondos de terceros.

4. Estrategia de impacto: Este último es el caso de BBVA Futuro Sostenible, que reparte parte de sus comisiones en diferentes proyectos sociales y medioambientales. El objetivo para los próximos años es desarrollar un catálogo de implementación de estrategias de impacto a varios niveles: desde ideas hasta activos o productos concretos.