Es un hecho que el Viejo Continente ha desempeñado en los últimos años un papel protagonista frente a Norteamérica en lo que respecta a la inversión en base a criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ESG, por sus siglas en inglés). Ha sido particularmente potente impulsando una regulación para las finanzas sostenibles, con la entrada en vigor, el pasado mes de marzo, del Reglamento de Divulgación de información relativa a la sostenibilidad, o la creación de una taxonomía verde.

Sin embargo, en lo que respecta a la inversión retail, Estados Unidos ha adelantado a Europa: según una encuesta realizada por Natixis Investment Managers y publicada este miércoles, el 32% de los inversores estadounidenses ya está posicionado en activos sostenibles, frente a un 22% de europeos. En este sondeo participaron más de 8.550 particulares en 24 países.

También resulta llamativo que, de media, el 21% de todos esos inversores ya tiene en cartera estrategias ESG con activos sostenibles. De ellos, una cuarta parte (el 24%) se estrenó en sostenibilidad en 2020, y un 33% adicional elevó su participación. Al mismo tiempo, la mitad de aquellos que aún no han invertido en ESG afirman estar «interesados en saber más». Ese interés «está creciendo rápidamente, reforzada por los positivos retornos que obtienen estas estrategias», señaló Nathalie Wallace, responsable global de inversión sostenible de Natixis IM.

Leer artículo completo