La llegada de la pandemia, además de suponer un impacto directo en materia sanitaria, ha generado también diversos efectos en la economía a nivel mundial. En estos últimos meses se ha constatado la falta chips de semiconductores, que han afectado a al capacidad de producción de diferentes fabricantes.

En esta última semana, varias plantas de producción españolas han visto cómo han tenido que poner freno a la fabricación por la falta de estos. Seat, Ford o Mercedes han tenido que paralizar su actividad en España por la falta de algunos componentes electrónicos, necesarios para la fabricación final de sus vehículos.

Paralelamente a la falta de chips, muchos fabricantes todavía mantienen a algunos de sus trabajadores en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), en la mayoría de casos hasta el final del presente año, a la espera de que queden atrás los problemas de suministro.

LEER MÁS