La Comisión Europea contempla que se necesitarán unos 10.000 nodos edge en la UE en 2030, lo que significa que «España se enfrenta al reto de construir unos 1.000 en nueve años». Por tanto, España se enfrenta al reto de construir 1.000 nodos edge computing -mini centros de datos- en el plazo de nueve años, una tecnología que está en un nivel incipiente, que navega de forma complementaria al 5G y que será imprescindible para casos de uso como el coche autónomo.

Estos nodos se tratan de una tecnología que permite que los datos que se producen en los dispositivos sean procesados en ‘minicentros’ que se instalan cerca de donde estos se generan.

LEER MÁS