Cualquier empresa debe cumplir con la legislación del país dónde se encuentre establecida o bien la de aquel en el que ofrezca sus servicios o productos. El problema surge debido a que esta legislación sufre modificaciones a lo largo del tiempo o aparece nueva normativa que afecta a las empresas, y estas deben hacer frente a dicha regulación y a la incertidumbre que generan todos estos cambios y novedades.

Esta inseguridad viene motivada por la falta de armonización que existe entre la normativa vigente y la nueva que pueda crearse. Dicha incertidumbre es lo que se denomina Riesgo Regulatorio.

Para mitigarlo y combatirlo, las empresas deben conocer la normativa que se aplica o se aplicará en sus compañías.

En el post de hoy os vamos a hablar de la normativa relativa a la seguridad de la información, ya que todas las empresas, hoy en día, usan los servicios telemáticos para alguna tarea dentro de su desarrollo.

LSSI-CE

Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico. Su objetivo es la regulación del régimen jurídico de todos los servicios relacionados con internet y la contratación electrónica.

Esta normativa se aplica en los casos en los que el prestador del servicio obtenga algún tipo de beneficio de:

  • comercio electrónico
  • contratación en línea
  • información y publicidad
  • servicios de intermediación

Cualquier empresa o autónomo que realice alguna actividad de las anteriores deberá incluir toda la información que se encuentra en el apartado «Información para la identificación del prestador de servicios relacionados con Internet» de la web oficial.

LOPDGDD y RGPD

Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales (LOPDGDD) y el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)

Estas dos normativas son las que regulan la protección y la privacidad de los datos personales. Como empresa es casi seguro que posees datos de carácter personal ya sea de clientes, proveedores o empleados y, por tanto, debes cumplir con esta legislación.

El Reglamento General de Protección de Datos consiste en un marco normativo común para todos los países miembros de la Unión Europea, pero será cada país quien deba desarrollar el reglamento de manera interna.

Cualquier empresa o autónomo que realice algún tipo de tratamiento de datos personales deberá cumplir tanto con la LOPDGDD, como con el RGPD. En caso de incumplimiento quedará expuesto a las sanciones correspondientes.

LPI

Ley de Propiedad Intelectual. Regulada en el Real Decreto Legislativo 1/1996, cuyo objetivo es proteger cualquier tipo de obra literaria, artística o científica, fruto de cualquier actividad empresarial.

La LPI protege los derechos de los autores, tanto derechos morales, que son inalienables e irrenunciables, como derechos patrimoniales o de explotación de la obra. En cuanto a estos últimos, las empresas y autónomos deberán:

  • No utilizar obras protegidas sin pagar derechos de autor, esto afecta tanto al software, como a imágenes, videos, textos, audios, tipografías, etc. También se incluye a los creadores o diseñadores que se contrate.
  • Proteger los derechos de las creaciones propias o de los empleados, respetando siempre el derecho del creador a reconocerse como autor de la obra.