La recuperación de la actividad empresarial tras la pandemia tiene como reto añadido un cambio del sistema productivo hacia un modelo más respetuoso con el planeta.

La reactivación económica tras el shock que ha supuesto la pandemia del Covid-19 viene con el reto añadido de lograr una transformación del modelo productivo hacia la sostenibilidad medioambiental. Los recientes acuerdos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en Glasgow (Reino Unido) marcan el camino a seguir en la próxima década para los 200 países que los suscribieron. El principal objetivo es avanzar en la descarbonización de la economía y frenar el aumento de las temperaturas por debajo de dos grados centígrados hacia mediados de siglo para evitar una catástrofe natural.

Leer artículo completo