El mundo piensa cada vez más en verde y la banca, también. La megatendencia de las finanzas sostenibles se ha acelerado con la pandemia y los avances regulatorios, que aspiran a aportar más transparencia. Las entidades financieras son conscientes del creciente interés por lo ecológico y están aumentando su oferta de productos respetuosos con el medioambiente.

“Va a haber un gran movimiento de fondos hacia la sostenibilidad y estamos viendo un boom de productos verdes en financiación e inversión”, señala Francisco J. Sanz Piedrafita, jefe de finanzas sostenibles de Ibercaja. “Hay una explosición de sensibilidad sostenible”, sostiene Gonzalo Rengifo, director general de Pictet AM en Iberia y Latam.

Leer artículo completo