El objetivo fundamental es que España sea neutra en carbono en 2050. Entre medias, en 2030 deberá haber recortado al menos un 23% de sus gases de efecto invernadero.

Para ello:

  • Los municipios de más de 50.000 habitantes y los territorios insulares deberán crear zonas de bajas emisiones en los próximos tres años.
  • Se prevé que en 2040 dejen de venderse coches diésel, gasolina o híbridos. Según ha quedado redactado, los vehículos deberán emitir «cero gramos» de CO2.
  • Obligatorio instalar puntos de carga de coches eléctricos en edificios de nueva construcción, en intervenciones en edificios existentes y en edificios privados no residenciales con aparcamientos de más de 20 plazas, así como ampliar la red existente.
  • Revisarán el sistema educativo para reforzar el conocimiento sobre el cambio climático y sus implicaciones.
  • Las grandes empresas deberán calcular y publicar su huella de carbono.
  • Cualquier ciudadano podrá ser llamado para opinar sobre planes, estrategias o programas climáticos. España creará una «asamblea ciudadana» a nivel nacional y se recomendará que se establezcan asambleas autonómicas y asambleas municipales.
LEER MÁS