Las grandes tecnológicas estadounidenses englobadas en el acrónimo ‘FAANG’ (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google) sacan pecho en sus webs corporativas de su compromiso con la sostenibilidad. Por la naturaleza de sus negocios, estas compañías pueden permitirse prometer y cumplir con objetivos de neutralidad cero.

La pionera fue Google, que en 2007 se convirtió en la primera gran empresa en lograr la neutralidad de emisiones de carbono y su objetivo actual es utiliza energía libre de carbono de forma ininterrumpida antes de 2030. Netflix, por su parte, se ha comprometido a alcanzar un nivel neto de cero emisiones de gases de efecto invernadero a finales de 2022. En 2030, Facebook espera conseguir las cero emisiones netas en toda su cadena de valor y Apple fabricar productos neutros en carbono. Diez años después, en 2040, Amazon se ha propuesto conseguir su meta de emisiones mientras está en camino de alimentar sus operaciones con energía 100% renovable.

Pero basta poner una lupa sobre las calificaciones que estas cinco firmas reciben en el criterios ESG (ambientales, sostenibles y de buen gobierno) para comprobar que no es oro todo lo que reluce en Silicon Valley, especialmente en el apartado que tiene que ver con su gobernanza. Todas suspenden en este aspecto, tanto frente a sus comparables como a su historia según los datos que compila Bloomberg.

En concreto, Netflix y Apple reciben las peores notas para S&P Global: un 25 en un rango de 0 a 100 donde cuanto más alto es el número, mejor es su calificación ESG. Al otro lado, Alphabet (la matriz de Google)es la que luce el rating más alto: un 96.

El suspenso generalizado en la G tiene que ver en gran medida con la divulgación de información relativa a la sostenibilidad que emiten estas empresas. Para Bloomberg, sólo Apple recibe un 55 sobre 100, seguida de Alphabet con un 46,7. Las otras tres firmas se quedan por debajo de 37 donde la peor es la plataforma de streaming con un 23,6.

Leer artículo completo