Los ADAS llevan ya años entre los conductores a través de diferentes implementaciones que han sido cada vez más ambiciosas. Algunas de las tecnologías que suelen integrar, por ejemplo, el detector de ángulo muerto o los sistemas de frenada y previsión de colisión de emergencia, son ya más que conocidas al estar presentes en una gran cantidad de vehículos.

En cambio, otras, como el alcolock o las denominadas cajas negras (similares a los tacógrafos en el transporte de mercancías), no son prestaciones tan populares entre el gran público. Lo cierto es que cada fabricante había establecido una hoja de ruta propia de cara a la introducción de los ADAS. Sin embargo, la Unión Europea ha tomado cartas en el asunto para establecer unos criterios mínimos.

LEER MÁS