Los cambios geopolíticos los cambios legislativos y la imparable transformación digital son algunas de las incertidumbres que pueden afectar al funcionamiento de tu empresa. Estos transformaciones están propiciando que surjan, evolucionen y se interrelacionen los riesgos a los que se tiene que enfrentar tu compañía.

Por ello, debes conocer los riesgos de los que tu empresa puede ser víctima y prepararte para ellos. Una mala o tardía gestión de estos puede acarrear graves consecuencias a tu negocio.

Entre los riesgos más importantes a los que se enfrenta tu empresa se encuentran:

Riesgo Corporativo.

Derivado de la falta de estrategia, organización y planificación de las empresas.

Un correcto análisis de la información en la toma de decisiones ayuda a minimizar este riesgo.

Riesgo reputacional.

Se trata del peligro de que una opinión pública negativa, tanto en el mundo real como en el digital, impida o disminuya tu capacidad para hacer negocios.

Riesgo regulatorio.

Nace de la incertidumbre provocada por la falta de armonización entre la normativa existente y la nueva que aún está por venir.

Riesgo regulatorio.

Nace de la incertidumbre provocada por la falta de armonización entre la normativa existente y la nueva que aún está por venir.

Riesgo interno.

Es la posibilidad de que un empleado/exempleado acceda, modifique, comparta o elimine información de la compañía, ya sea comercial, legal, financiera, institucional…

Riesgo tecnológico.

Basado en la importancia y la implantación que tiene la tecnología en el mundo empresarial, sin importar el sector, y que obliga a protegerse de forma prioritaria y permanente de los ciberataques. Posee dos niveles:

  1. Infraestructura visible al exterior
  2. Infraestructura no visible desde el exterior.